La pandemia de COVID-19 ha dejado una profunda huella en los seres humanos, además de los millones de muertos a lo ancho de todo el mundo. Uno de los efectos más dramáticos tiene que ver con los desequilibrios emocionales que han aumentado de manera alarmante, con las terribles consecuencias que conllevan.

La Real Academia Nacional de Medicina de España ha definido la salud mental como una “situación ideal del psiquismo del sujeto que se encuentra en equilibrio armónico consigo mismo y con el ambiente en que se desenvuelve”. Es decir, que “se consideraría una persona mentalmente sana a una persona que tiene un estado de bienestar en el que es capaz de gestionar el estrés o la ansiedad que se genera en el día a día, es capaz de trabajar de manera adecuada y es capaz también de realizar contribuciones a la comunidad”.1

La Biblia y la salud mental

El libro de Proverbios es una de las grandes obras que aborda cuestiones de la vida práctica, lo cual incluye la salud mental. Su autor fue uno de los hombres más sabios de la historia humana, observador profundo de la conducta humana y de la naturaleza, tanto la flora como la fauna. En sus textos, el rey Salomón ofrece algunos consejos para gozar de salud mental. He aquí algunos de ellos.

Humildad: La Biblia dice: “No seas sabio en tu propia opinión” (Proverbios 3:7). Eso se llama humildad, que el Diccionario de la lengua española define como aquella “virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento”.

¿Por qué es importante la humildad? En realidad, es un importante factor de felicidad, ya que te ayuda a asumir una disposición a un aprendizaje constante. Además de que favorece tu crecimiento práctico e intelectual, te ayuda a llevarte bien con las demás personas y a desarrollar un liderazgo sólido. Claro, la gente soberbia tiene serios problemas con las relaciones sociales. Por si fuera poco, la humildad es un elemento necesario para cualquier tipo de terapia psicológica.

Así que el consejo de Salomón sigue siendo válido en estos tiempos.

Temor a Dios: Otro consejo de Salomón para tener salud mental es el siguiente: “Teme a Jehová, y apártate del mal” (Proverbios 3:7). De acuerdo con la Biblia, la fe da paz, o descanso mental (S. Mateo 11:28). Además, es la puerta de entrada a las decisiones prudentes: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7). Es imposible crecer espiritualmente si rechazamos al Señor: “Porque separados de mí nada podéis hacer” (S. Juan 15:5). La fe sana nuestras heridas emocionales y fortalece nuestras vidas: “Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias” (Salmo 103:2, 3). Así es: la confianza en Dios “infundirá salud a tu cuerpo y fortalecerá tu ser” (Proverbios 3:8, NVI).2

Alejarse del mal: De la mano de la fe en Dios hay otro factor esencial para gozar de salud mental: “Teme a Jehová y apártate del mal; porque será medicina para tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos” (Proverbios 3:7, 8).

Alejarse de los malos hábitos es un consejo invaluable en cualquier momento de la vida. Vicios como el consumo de alcohol, tabaco o sustancias psicoactivas, o conductas destructivas como la glotonería, la ludopatía o la agresividad en todas sus formas, pueden ser superadas con la ayuda de Dios, quien ha prometido: “Todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe” (1 Juan 5:4). Nuestra parte está en reconocer nuestros errores y suplicar la ayuda divina para que ningún mal hábito controle nuestras vidas (Romanos 6:12).

Generosidad: La generosidad es otro factor sumamente bueno para la salud emocional. Las conductas altruistas favorecen la liberación de endorfinas, las que generan sentimientos de satisfacción y felicidad.3 Además, la gente generosa es un gran ejemplo para otros, especialmente los más jóvenes, y deja una huella imborrable en la vida de muchos más. Por eso dice la Palabra de Dios: “Más bienaventurado es dar que recibir” (Hechos 20:35).

De acuerdo con la Biblia, el dinero también es un medio para adorar al Señor: “Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos” (Proverbios 3:9). Dios promete recompensar la generosidad: “Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto —dice el SEñOR Todopoderoso—, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde” (Malaquías 3:10, NVI).

No alimentar la envidia: El Diccionario de la lengua española dice que la envidia es “tristeza o pesar del bien ajeno”. Sus efectos son terribles, tal como lo dice la Sagrada Escritura: “El corazón apacible es vida de la carne; mas la envidia es carcoma de los huesos” (Proverbios 14:30). La envidia no nos permite ser felices, y contamina los vínculos con aquellos que nos rodean. Lo mejor es no tolerar esta actitud en nuestra vida.

Alimentarse de influencias positivas: “La luz de los ojos alegra el corazón, y la buena noticia conforta los huesos” (Proverbios 15:30). Necesitamos influencias positivas. Por eso, lo mejor es no llenar la cabeza de basura. Hay que elegir películas, libros, páginas de internet y música que edifiquen la vida y nos ayuden a ser mejores personas.

Asumir una actitud optimista: “El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos” (Proverbios 17:22). Una buena actitud es la clave para gozar de salud mental. La vida no es fácil. El mismo Jesús dijo: “En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo” (S. Juan 16:33, NVI). Es necesario asumir una actitud positiva ante cualquier adversidad. Recuerda que nadie puede hacerte sentir mal sin tu permiso.

Usar un lenguaje edificante: Las palabras tienen una enorme influencia en el cerebro. Por eso dice la Palabra de Dios: “Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos” (Proverbios 16:24; ver también Proverbios 25:15). El lenguaje amable y comprensivo es un factor de sanidad para la vida. De ahí que hay que cuidar lo que uno dice y cómo lo dice. De tanto repetir una mentira, esta puede llegar a ser aceptada como verdad. Asimismo, un ambiente de calumnias, chismes e insultos tiende a crispar los nervios. De ahí la sabiduría de la Biblia: “La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego” (Proverbios 15:1, NVI).

Conclusión

En este tiempo, los consejos de la Biblia siguen siendo muy valiosos para gozar de una buena salud mental. Hoy es importante atenderlos y hacerlos parte de nuestras vidas.

¿Cómo saber si tienes salud mental?

  • Eres capaz de hacer frente a las diversas adversidades que se presentan.
  • Tienes hábitos correctos de sueño y alimentación.
  • Disfrutas las actividades que llevas a cabo en la casa, el trabajo o la escuela.
  • No padeces una ansiedad elevada. En caso de que aparezca, eres capaz de controlarla.
  • No tienes una sensación de tristeza durante largos períodos de tiempo.
  • No tienes pensamientos suicidas.
  • No abusas de sustancias.
  • No sufres de cambios bruscos de humor.
  • No albergas ira o agresividad contra otras personas u objetos.
  • Disfrutas de una autoestima saludable.
  • Gozas de un buen círculo social.
  • Tienes una buena capacidad de concentración.

* https://www.psicoglobal.com/blog/que-es-salud-mental.

Datos clave de la Organización Mundial de la Salud sobre salud mental*

  • Los trastornos de salud mental aumentan el riesgo de otras enfermedades y contribuyen a lesiones no intencionales e intencionales.
  • La depresión continúa ocupando la principal posición entre los trastornos mentales, y es dos veces más frecuente en mujeres que hombres. Entre el 10 y 15 por ciento de las mujeres en países industrializados y entre 20 y 40 por ciento de las mujeres en países en desarrollo sufren de depresión durante el embarazo o el puerperio.
  • Los trastornos mentales y neurológicos en los adultos mayores, como la enfermedad de Alzheimer, otras demencias y la depresión, contribuyen significativamente a la carga de enfermedades no transmisibles. En las Américas, la prevalencia de demencia en los adultos mayores (más de 60 años) oscila entre 6.46 y 8.48 por ciento. Las proyecciones indican que el número de personas con este trastorno se duplicará cada veinte años.
  • Para los trastornos afectivos, de ansiedad y por consumo de sustancias en adultos, graves y moderados, la mediana de la brecha de tratamiento es de 73.5 por ciento en la región de las Américas, 47.2 por ciento en América del Norte, y 77.9 por ciento en América Latina y el Caribe. La brecha para la esquizofrenia en América Latina es de 56.9 por ciento, para la depresión es de 73.9 por ciento, y para el alcoholismo es de 85.1 por ciento.
  • El gasto público mediano en salud mental en toda la región es apenas un 2.0 por ciento del presupuesto de salud, y más del 60 por ciento de este dinero se destina a hospitales psiquiátricos.

* https://www.paho.org/es/temas/salud-mental.

1. Raquel Rodríguez Cortés, “¿Qué es la salud mental?”, PsicoGlobal, 4 de octubre de 2021, en https://www.psicoglobal.com/blog/que-es-salud-mental.

2. Las citas marcadas con NVI fueron tomadas de la Santa Biblia, NUEVA VERSIóN INTERNACIONAL® NVI® © 1999, 2015 por Biblica, Inc.®, Inc.® Usado con permiso de Biblica, Inc.® Reservados todos los derechos en todo el mundo

3. Catalina Gallo Rojas, “Ser generoso mejora la salud física, mental y espiritual”, El Tiempo, 24 de diciembre de 2018, en https://www.eltiempo.com/salud/estudios-sobre-la-generosidad-y-sus-efectos-positivos-para-la-salud-308482.

El autor es Máster en Teología y doctor en Letras. Actualmente es docente del programa de doctorado en Teología por la Universidad de Montemorelos, México, desde donde escribió este artículo.

Consejos bĂ­blicos para gozar de salud mental

por Alejandro Medina Villarreal
  
Tomado de El Centinela®
de Enero 2023