En los Estados Unidos abundan los lugares con nombre hispano, pues los hispanos han impreso su huella en el desarrollo de la nación, aun antes de que esta existiera con su nombre y su bandera.

Los pioneros

Cuando se habla de los primeros pioneros europeos en los Estados Unidos, evocamos a los puritanos ingleses y el Mayflower, pero en este territorio se habló español más de cien años antes. Florida fue territorio español, y el suroeste de los Estados Unidos también fue territorio español y luego mexicano, hasta que en 1836 los colonos anglosajones de Texas se separaron de México. En 1846, los Estados Unidos invadieron México, y conforme al Tratado de Guadalupe Hidalgo, la mitad de ese país pasó a formar parte de los Estados Unidos.

Hay muchos exploradores latinos de renombre. Entre ellos:

Juan Ponce de León. En 1511, Juan Ponce de León pidió permiso al rey de España para explorar la “isla de Bímini”, donde, según los nativos, había una “fuente que hacía rejuvenecer o tornar mancebos a los hombres viejos”. El permiso le fue concedido, partió de Puerto Rico el 4 de marzo, y el 2 de abril de 1513 descubrió Florida. En 1514, “recibió del rey los nombramientos de Adelantado y Justicia Mayor de Florida y Bímini”.1

Álvar Núñez Cabeza de Vaca. Fue explorador de Florida y el sur de los Estados Unidos. A partir de este viaje surgió el mito de las Siete Ciudades de Cíbola y Quívira, ciudades colmadas de oro.2

Fray Marcos de Niza. El virrey de la Nueva España organizó una expedición

hacia estas ciudades al mando de Fray Marcos de Niza, quien a su regreso a México informó “Seguí mi camino hasta la vista de Cíbola... la población es mayor que la ciudad de México... Solamente vi. . . siete poblaciones razonables. . . Tuve razón que hay en ella mucho oro”.3

Francisco Vásquez de Coronado. El virrey Antonio de Mendoza organizó una gran expedición militar para tomar posesión de esos territorios. Al mando iba Francisco Vázquez de Coronado, el guía era Fray Marcos de Niza. La historia resultó ser falsa. En esta expedición descubrieron el Gran Cañón, la boca del río Colorado, el Golfo de California y la región de Tiguex, a orillas del Río Grande del Norte. Coronado recorrió las llanuras entre el Misisipi y las Montañas Rocallosas hasta llegar a la actual Kansas. También recorrió los actuales Estados de Nuevo México, Texas y Oklahoma.4

Fray Junípero Serra. Al iniciar las tropas españolas la conquista de la Alta California, en 1769, Fray Junípero Serra participó en el descubrimiento de Monterrey. En ese tiempo se establecieron las misiones de San Diego (1769), San Carlos (1770), San Antonio (1771), San Francisco (1776), y San Buenaventura (1782), entre otras.5

La independencia

En el siglo XVIII, España envió a las trece colonias doce millones de reales para apoyar la causa de la independencia. Esta ayuda otorgada por Carlos III fue vital. El 18 de mayo de 1779, el gobernador interino de Luisiana, Bernardo de Gálvez, reunió un pequeño ejército para atacar a los británicos en el Misisipi. Lo siguieron afroamericanos libres, indios chactás, canadienses y varios voluntarios de las trece colonias, y conquistaron los fuertes de Manchac y Baton Rouge.6 También tomaron Mobile y el fuerte Charlotte. Los ingleses se refugiaron en la bahía de San Carlos de Pensacola. El 9 de marzo de 1781, al grito de “Yo solo”, Bernardo de Gálvez se aventuró entre los barcos ingleses capitaneando el barco Galveztown, y lo siguió el Valenzuela. El 19 de abril llegaron 1.600 hombres de La Habana. Luego se le unieron cuatro fragatas francesas. El 8 de mayo de 1781, Bernardo de Gálvez entró en Pensacola. Este frente en el sur dividió las fuerzas de los ingleses.7

Diego María de Gardoqui y Francisco de Saavedra. La actuación de este último fue clave para que los Estados Unidos vencieran en la batalla de Yorktown. Ahí el jefe británico Charles Cornwallis arrió la bandera. “Saavedra, enviado especial de Carlos III, gestionó toda la ayuda económica. Se hizo famoso porque proporcionó mucho dinero (más de un millón de pesos) al ejército franco-estadounidense para que sus tropas combatieran en Yorktown”.8

El “padre de la Patria” manifestó su gratitud a Bernardo de Gálvez, y lo llevó a su lado en la marcha de la celebración de independencia. El 8 de mayo de 1783, el Congreso decidió honrar al conde de Gálvez, incluyendo un retrato suyo en las paredes del Capitolio. Tuvieron que pasar 233 años para que esa orden se cumpliera, en 2016.

San Agustín, Florida

El primer asentamiento de origen europeo habitado de forma permanente desde su fundación en lo que hoy es el territorio de los Estados Unidos se llamó San Agustín, y ahí se hablaba español. Fue fundado el 8 de septiembre de 1565, en la actual Florida, por Pedro Menéndez de Avilés. San Agustín fue quemada en 1586 por el pirata inglés Francis Drake, por Rober Searle en 1668, y fue atacado por barcos británicos en 1702 y 1740.

En 1687, los primeros esclavos que huían de Carolina del Sur se refugiaron en San Agustín. En 1738, luego de la llegada de cien esclavos, al norte del fuerte San Marcos de San Agustín se construyó el fuerte Gracia Real de Santa Teresa de Mosé, el primer sitio del territorio estadounidense donde los negros pudieron vivir en libertad.

Raíces

La retórica intolerante pinta a los hispanos como extraños, pero las raíces hispanas en este territorio son profundas. A diferencia de Jamestown, el primer asentamiento inglés en los Estados Unidos habitado permanentemente, que fue fundado en 1607, los hispanos se establecieron en este territorio desde el siglo XVI.

Los hispanos se sienten cómodos viviendo aquí, donde reposan los restos de sus ancestros. En los tiempos de la colonización, muchos de ellos se mezclaron con los nativos, y así sus raíces se hundieron más en esta tierra. “La sangre llama”, dice un refrán popular; la tierra también.

El aporte hispano

Los hispanos apoyaron a los colonos en su gesta independentista, y hoy colaboran con su fuerza de trabajo, con su poder de compra y su buen comportamiento. No existen organizaciones hispanas terroristas o separatistas en los Estados Unidos. Si entre los hispanos existe el crimen, no se debe a su origen étnico o a su cultura sino a la condición humana.

Los hispanos no son una carga para el país, sino la minoría más dinámica en el mundo de los negocios. “Mientras que la tasa de emprendimiento para los blancos [el año pasado] fue de 6,9 por ciento, para los hispanos fue del 6,4 por ciento. La tasa para los asiáticos fue de 5,6 por ciento y para los trabajadores de color fue de 3,6 por ciento”.9

El empresario Jeff Bezos, cuya fortuna asciende a 47.000 millones de dólares, es hijo adoptivo de un hispano, el cubano Miguel Bezos, “el principal responsable de haberle prestado a Jeff el capital inicial con el que dio inicio a su aventura empresarial online: Amazon.com”.10 Jeff Bezos es el cuarto entre los millonarios estadounidenses, lo superan Bill Gates, Warren Buffett y Larry Ellison.

Los hispanos no son solo obreros o empresarios. Muchos líderes, profesionales y artistas prominentes son de origen hispano. Tal es el caso de Bill Richardson López-Collada, quien fue embajador de los Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), secretario de Energía y gobernador de Nuevo México; Federico Peña, ex secretario de Transporte y de Energía; Rosario Marín, ex tesorera de los Estados Unidos; Henry Cisneros, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano; Alfredo Quiñones Hinojosa, neurocirujano de renombre e investigador; César Chávez y Dolores Huerta (quien acuñó la frase: “Sí se puede”), defensores de los trabajadores agrícolas; el escritor, pintor y actor Antonio Rodolfo Quinn Oaxaca (Anthony Quinn), y la lista es grande.

Hispanos piadosos

Los hispanos son también personas de fe. Muchos de ellos aman a Cristo. Abundan las iglesias de habla hispana en el país. En ellas se forman nuevas generaciones de ciudadanos piadosos, constructores de esta nación multicultural donde hablar español no es defecto, error ni pecado. Valoremos nuestra identidad hispana. ¡Dios también habla español!

El autor es redactor de El Centinela.

Huellas hispanas

por Alfredo Campechano
  
Tomado de El Centinela®
de Julio 2018