El estrés está presente en nuestra vida; sus causas pueden ser el afán por los estudios, los desafíos familiares, el trabajo, los problemas financieros o de salud. Sin importar la causa, el estrés puede ser una amenaza para el cerebro y el resto del organismo. Es probable que hayas escuchado sobre sus efectos negativos, pero tal vez no estés enterado del gran impacto que tiene sobre el cerebro. Estos son los resultados de algunas investigaciones al respecto.

El estrés encoge el cerebro

La Universidad de Yale estudió a cien participantes saludables que dieron información de eventos estresantes en sus vidas. Los investigadores encontraron que estar expuesto al estrés, incluso a un estrés reciente, influyó al grado de empequeóecer la materia gris en la corteza prefrontal, una región del cerebro relacionada con las emociones y el autocontrol. No permitas que el estrés destruya tu cerebro. Haz lo mejor que puedas para evitarlo, y deja el resto a Dios, que él llevará tus cargas.

Las enfermedades mentales aumentan con el estrés crónico

En un estudio realizado por los investigadores de la Universidad de California en Berkeley, se encontró que el estrés crónico produce cambios en el cerebro a largo plazo. El hallazgo de estos cambios podría contribuir a explicar por qué las personas que experimentan estrés crónico son más propensas a trastornos de estado de ánimo y ansiedad conforme avanzan en edad. Cuando te sientas estresado, a fin de apartar tu pensamiento de lo que te está causando estrés, haz cinco minutos del ejercicio que te gusta. ¡Hazlo! Tu cerebro lo merece.

Afecta la memoria

Los investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, Massachusetts, exploraron esta pregunta: ¿Qué impacto tiene el estrés en el cerebro en términos fisiológicos y cognitivos?

En el estudio seleccionaron personas con una edad promedio de 49 aóos y sin diagnósticos de demencia. El interés de los investigadores consistía específicamente en medir los niveles de cortisol (hormona liberada principalmente en respuesta al estrés) en la sangre de los participantes. Al final del estudio encontraron que las personas que tenían los niveles de cortisol más altos en la sangre tenían una memoria más pobre en comparación con los que tenían niveles de cortisol normales. Libérate del estrés haciendo un acto de caridad cada día.

Las consecuencias del exceso de estrés crónico: el cerebro encogido, las enfermedades mentales y la pérdida de memoria, son muy perjudiciales. Evítalas. Haz ejercicio físico, descansa bien, adopta una buena alimentación, y pídele a Dios que traiga equilibrio a tu vida. Búscalo en oración, pues él mismo dice “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (S. Mateo 7:7).

El autor es nutricionista y entrenador personal. Escribe desde Seattle, Washington.

Muévete

por Columna regular
  
Tomado de El Centinela®
de Mayo 2019