En los Estados Unidos, las vitaminas y los minerales son los suplementos nutricionales más usados. Es cierto que el cuerpo necesita vitaminas, minerales y otros nutrientes para funcionar de manera óptima, pero hay muchas personas que toman las multivitaminas con la esperanza de prevenir un sinnúmero de enfermedades. Debemos preguntarnos: ¿Son necesarios los suplementos vitamínicos?

Lo que revelan los estudios

Según el American Journal of Clinical Nutrition publicado en 2010, durante una década se analizaron los datos de más de 30.000 mujeres suecas. El primer estudio encontró que las mujeres que tomaron multivitaminas tuvieron un 27 por ciento menos de probabilidad de tener un ataque al corazón. El segundo estudio reveló un vínculo del uso de multivitaminas a un incremento de 19 por ciento de riesgo de cáncer de mama. Estos fueron estudios observacionales y no demuestran causa y efecto.

Otros estudios clínicos de Harvard en 2012 involucraron a 14.600 médicos, y encontraron que los que tomaban un multivitamínico eran ocho por ciento menos propensos a desarrollar cáncer durante once años en  comparación con los que tomaban un placebo, pero el riesgo de ataques cardíacos no disminuyó. Lo único que podemos concluir es que los estudios no son conclusivos.

Necesidad de vitaminas

Las embarazadas o las madres que lactan pueden necesitar un suplemento multivitamínico. Para los veganos (que no comen productos de origen animal) es beneficioso el uso de un suplemento de vitamina B12, ya que esta no se encuentra en las plantas. Otro grupo que puede necesitar vitaminas son los mayores de sesenta años, quienes no obtienen los nutrientes necesarios por diferentes razones, y normalmente carecen de vitamina D. En todos los casos, se recomienda la prescripción médica.

La mejor fuente de vitaminas

Al considerar tu estado físico y emocional, y conocer los resultados de estos estudios, podrás considerar la posibilidad de consumir un suplemento multivitamínico de patente. Pero recuerda que los suplementos multivitamínicos no pueden ni deben sustituir a una dieta saludable y balanceada. Las frutas, las verduras, las legumbres, las oleaginosas y los granos enteros proveen los nutrientes necesarios, entre ellos los minerales y las vitaminas. No comas siempre lo mismo, aunque sea saludable; y si puedes consumir alimentos orgánicos, mucho mejor. Una guía segura es el consejo divino que dice: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.” (Génesis 1:29). Que Dios te bendiga y te conceda sabiduría para cuidar tu salud física y emocional.

El autor es nutricionista y entrenador personal. Escribe desde Seattle, Washington.

Muévete

por Oscar Santana
  
Tomado de El Centinela®
de Marzo 2017